El Patrimonio arquitectónico es un componente que precisa de especial atención en el futuro de nuestras ciudades.

El cambio demográfico, el aumento de la movilidad y los nuevos modelos y comportamientos sociales comienzan a influir en los requisitos de los edificios, y con ello en el patrimonio construido, estando gran parte del mismo concentrado en el centro de nuestras ciudades. Esos cambios en el modelo de ciudad y el aumento de un tipo de turismo, tiene un efecto económico positivo, pero por otro lado también tiene consecuencias negativas para la población local así como el uso, abandono y organización de los espacio históricos.

No atender a esta realidad, no dotar de prioridad a estas variables y no introducirlas en los escenarios de futuro, derivará en situaciones esencialmente irreversibles, o de muy difícil solución.

 

El fin de estas jornadas técnicas es promover la toma de conciencia acerca de esta realidad y plantear modelos de gestión del patrimonio.

Protocolos de intervención, nuevos usos adecuados a las necesidades del siglo XXI y mecanismos de gestión deberán ser las herramientas en la protección del patrimonio arquitectónico que, en el marco que nos ocupa, se trata de un periodo histórico, arquitectónico y social de gran valor y determinantes en la riqueza y crecimiento de gran parte de ciudades importantes, el modernismo.

 

El curso está abierto tanto a técnicos -arquitectos, historiadores, aparejadores, agentes de turismo, ingenieros, restauradores – como a promotores o agentes vinculados con el patrimonio arquitectónico de forma general.

Anuncios